14/06/2021

Uso adecuado de las palabras: la inexistente relación entre nudismo y sexo grupal

La señora M.J.C. ha presentado una queja ante el Consell de la Informació de Catalunya por lo que considera un uso erróneo y sensacionalista del término nudismo, en la información sobre la acampada de miembros del grupo “Familia Arcoíris” en un paraje montañoso de La Rioja. La queja hace constar que los titulares de la mayoría de medios del país relacionan el nudismo con la práctica sexual grupal, “sólo para captar la atención” de los lectores y espectadores. “El nudismo -explica- es la aceptación del cuerpo sin el pudor que se le atribuye a nuestra sociedad” y que esta actitud no implica “ni exhibicionismo ni adicción al sexo o las drogas, por poner sólo algunos ejemplos con los que a menudo asocia “.

Efectivamente, el nudismo como ideología es la aceptación del cuerpo y la percepción del desnudo propio y ajeno como algo natural, sin que tenga carácter de provocación sexual. Y así lo definen la mayoría de diccionarios. Aunque el Diccionari de l’Institut d’Estudis Catalans  sólo define el nudismo como “doctrina y práctica de las personas que prescinden de los trajes”, el de la  l’Enciclopèdia Catalana  amplía la definición a “Doctrina y práctica de quienes prescinden de los vestidos como medio más natural de cara al desarrollo de toda la actividad humana “. Y en castellano, el Diccionario de la Real Academia Española dice que el nudismo es la “práctica de mostrarse completamente desnudo en público, especialmente por considerar que la desnudez completa se conveniente para un perfecto equilibrio físico y moral”.

La queja pone de manifiesto que la mayoría de medios hacían hincapié en la desnudez de los acampados y en la práctica del sexo grupal, usando el término nudismo, cuando las acciones administrativas y policiales iban dirigidas a desalojar el colectivo por la prohibición de hacer acampadas en el paraje donde se habían instalado, por el incumplimiento de las medidas anti-Covidien y por la protección de los menores que había entre los acampados. Y como consecuencia de todo ello, lamenta que un uso poco cuidadoso del término nudismo puede terminar estigmatizando a todo un colectivo. La señora M.J.C termina su escrito manifestando que “por culpa de faltas de ética graves como ésta, personas como yo, maestro de profesión, no podemos decir que practicamos el nudismo en según qué contextos”.

Des del Consell de la Informació de Catalunya instamos a todos los medios a hacer un uso preciso y riguroso del lenguaje, a huir de los titulares llamativos y sensacionalistas y -tal como especifica el Criterio primero de nuestro Código deontológico- a mantener el compromiso con la búsqueda de la verdad y acercarse a la realidad de los acontecimientos con la máxima fidelidad posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Compartir

Amb el suport de: