16/10/2018

Los consejos de prensa condenan las amenazas a la libertad de expresión

La UE dinamiza un proyecto contra las “fake news”

Los consejos de prensa europeos han condenado las presiones, censuras, amenazas y actos de violencia contra la libertad de información que han aumentado últimamente en varios países y están arraigando en otros de larga tradición democrática, como Austria. Los asesinatos de profesionales y las presiones sobre medios de comunicación incómodos para los poderes públicos y privados han disparado las alertas de las organizaciones autorreguladoras de la prensa, reunidas en Helsinki la semana pasada con la asistencia de 57 delegados de 33 países. El Consejo de la Información de Cataluña estuvo representado por su presidente, Roger Jiménez.

 

La Conferencia anual de la Alianza de Consejos de Prensa Independientes (AIPCE) debatió ampliamente la situación, particularmente grave por algunos periodistas y publicaciones. El presidente del consejo de prensa húngaro, Balász Weyer, que hizo de anfitrión en Budapest el año pasado, se dirigió a los reunidos en Helsinki por Skype (no ha podido viajar a Finlandia por falta de recursos) para poner de manifiesto el cierre o la compra de cabeceras y el acoso a profesionales. Su colega austríaco, Alexander Warzilek, promovió la creación de un grupo de trabajo específicamente dedicado a hacer un seguimiento y asesoramiento de una iniciativa presentada en el seno de la Unión Europea para combatir las “fake news” y la desinformación, así como aumentar la calidad de la prensa mediante la autorregulación, la confianza y la transparencia.

Las impulsoras de este proyecto, Adeline Hulin (Unesco) y Suzanne Vanderzande (Comisión Europea) intervinieron en la reunión de Helsinki y se comprometieron a dar a conocer el papel de los consejos de prensa europeos y animar a implementar los códigos deontológicos contra las interferencias los poderes públicos y privados. Las audiencias, dijeron, deben tener acceso a los mecanismos autorreguladores, y en este sentido se deben defender las organizaciones independientes que los aplican y ayudar al público a saber identificar la prensa de calidad y verificar la autenticidad de los contenidos. La iniciativa se enmarca en el interés, últimamente más persistente en la UE, de luchar eficazmente contra la desinformación en línea y apoyar la prensa independiente y de referencia.

En la reunión se sugirió la creación de una comisión en las redes sociales con especial jurisdicción sobre los contenidos de las plataformas, la protección del copyright y de los reguladores, promover las buenas prácticas y financiar proyectos independientes investigadores … Abordar, en fin , los cambios estructurales a los que se enfrenta el sector de la prensa con la promoción de un clima diverso y plural.

Los consejos de prensa también manifestaron su preocupación por el uso de algoritmos a cargo de plataformas como Facebook, Google, Twitter y otros que acaban toman decisiones que afectan a los ciudadanos y sus vidas. Son mecanismos ocultos responsables de lo que vemos en el muro o en Youtube, o cuando introducimos una palabra en el buscador de Google. Son las “cajas negras” de las redes y, a medida que crece la tecnología, aumenta la complejidad, la desinformación, el discurso del odio, la dispersión y la diseminación. El ejemplo alemán salió a la reunión sobre cómo evitar que los algoritmos sustituyan los periodistas, dado que en este país se pudo imponer multas de 50 millones de euros si las plataformas se desentienden del problema y no suprimen los contenidos ilegales. En esta línea se hizo un llamamiento para que los códigos deontológicos apelen a la transparencia en un taxonomía del uso de algoritmos: Se debe hacer saber que se han empleado, justificarlo cuando es razonable y explicar porque ha seleccionado determinada noticia.

 

La AIPCE trató también sobre el derecho al olvido en las redes, tema estudiado por un grupo de trabajo, que pide una guía clara para poder actuar y no dejarlo a la improvisación. El criterio general establece que las peticiones en este sentido sólo se tendrán en cuenta en casos extremadamente excepcionales, un criterio que coincide con el que figura en el anexo del Código Deontológico de la profesión periodística en Cataluña referente a Internet.

La próxima Conferencia de la AIPCE tendrá lugar en 2019 en Tiflis (Georgia), y la de 2020, en Chipre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Compartir

Amb el suport de: